Bosque Finlandés de Rascafría: senderismo mágico en Madrid

Cuando hablamos de Madrid se nos viene a la mente una gran urbe, capital de España, repleta de edificios, museos, tiendas, restaurantes y una amplia propuesta de ocio abierta ante nosotros. Pero Madrid es mucho más que eso, y es que esta provincia y Comunidad Autónoma alberga una rica sierra repleta de paisajes en los que perderse y desconectar de la rutina diaria. Hoy nos acercamos hasta uno de esos parajes de ensueño, el Bosque Finlandés de Rascafría.

Situado próximo a esta localidad (a unos 100 km de la capital), el Bosque Finlandés es un espacio natural repleto de especies como abetos, álamos, acebos, chopos o abedules que recibe este nombre por su similitud con los bosques de los países nórdicos. Sin embargo, su surgimiento no es fruto de la casualidad, sino que se creó en la década de los 80 para conmemorar el hermanamiento de Rascafría con la capital finlandesa, Helsinki.

Hoy en día, este bosque recibe cientos de visitas, y no es para menos, pues nada más llegar podrás contemplar con admiración su singular belleza. No en vano es escenario de múltiples retratos fotográficos relacionados con bodas, comuniones y otros eventos.

En nuestro caso realizamos una ruta de aproximadamente 15 km que comienza en el pueblo de Rascafría. Llegamos allí en coche, que aparcamos en el estacionamiento público gratuito (solo de lunes a viernes, el fin de semana es de pago) situado frente al centro de salud (recomendamos madrugar para no quedarte sin sitio). Una vez salimos del parking, comenzamos a caminar hacia la izquierda y de frente, por la Calle de San Sebastián.

Dejamos atrás el cementerio y comenzó nuestra ruta por el camino asfaltado paralelo a la carretera M-604, un camino que, pese a discurrir al lado de la carretera, tiene mucho encanto gracias a todos los detalles con los que cuenta: bancos de madera, refugios de piedra y madera para descansar o resguardarse de la lluvia o pasarelas sobre el río a modo de mirador.

Este camino no tiene ninguna dificultad y es muy sencillo, tan solo tienes que caminar recto hasta llegar al Monasterio de El Paular (monumento declarado Histórico Artístico Nacional que puede visitarse). Llegados a este punto, cruzaremos el bello Puente del Perdón (un puente de piedra que data del siglo XVIII y recibe su nombre de la leyenda de que en él se revisaba la sentencia de los prisioneros y, en algunos casos, se les perdonaba la condena). Cruzado el puente continuaremos por el camino situado a la izquierda, que nos llevará directamente hacia el Bosque finlandés.

Monasterio de El Paular desde el Puente del Perdón

Una vez que llegamos a este bosque nos encontraremos con un precioso estanque rodeado de naturaleza, especialmente hermoso en otoño, pues el entorno colorido de la vegetación constituye una estampa de postal que, junto a la cabaña de madera que funcionaba como sauna (hoy en día está cerrada debido al vandalismo, una lástima), nos transportan al norte europeo. Un lugar que desprende una atmósfera mágica y que resulta especialmente bonito e idóneo para acudir con niños dada la sencillez de la ruta.

El estanque puede bordearse, una ruta muy sencilla, y continuar a continuación explorando los caminos próximos a este bosque, que es lo que hicimos nosotros, pues además del Bosque Finlandés merece la pena adentrarse en la naturaleza de la zona y descubrir otros rincones de interés como las piscinas naturales de Las Presillas o, un poco más alejadas, a aproximadamente 6 km del puente del Perdón, las Cascadas del Purgatorio. Hay que tener extremo cuidado con los animales que puedas encontrarte por el camino, pues a nosotros una vaca intentó atacarnos.

Tras recorrer la zona, regresamos al Puente del Perdón y volvimos por el camino paralelo a la carretera hasta el pueblo de Rascafría, habiendo disfrutado de un día en la naturaleza muy agradable y que permite recargar pilas.

Si estás buscando un lugar en el que desconectar y disfrutar de la naturaleza, sin duda, el Bosque Finlandés ofrece aquello que estás buscando, una ruta sencilla que no te llevará mucho tiempo ni esfuerzo y con la que disfrutarás muchísimo, especialmente si eres fan de la fotografía.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *